Atención psicológica

La intervención psicológica se centra en los siguientes aspectos:

  • Acoger y dar información a los enfermos que reciben el primer diagnóstico de Insuficiencia Renal Crónica. Es muy importante la preparación psicológica antes de entrar en el nuevo tratamiento.
  • Asistir psicológicamente a los familiares del enfermo renal, puesto que la enfermedad crónica supone un desgaste emocional para los familiares del paciente.
  • Ofrecer un espacio de reflexión y ventilación emocional de cara a amortiguar el estrés que la Insuficiencia Renal Crónica supone en personas que la padecen y en sus familias y cuidadores.
  • Posibilitar los cambios de actitud y conducta frente a la enfermedad y el tratamiento de la misma. Integrar y normalizar las limitaciones que la diálisis pueda suponer.
  • Incrementar la autoestima y la confianza en los propios recursos personales. Implicar a los pacientes en la evolución global de su salud promoviendo la propia responsabilidad en el proceso vital. Evitar situaciones de indefensión, etc.
  • Restablecer la buena relación con el propio cuerpo.
  • En situación de trasplante, trabajar la posible ansiedad y temores en torno a la intervención y elaborar la ambivalencia emocional de la situación novedosa.